in ,

¿Qué Esperar en tu Primera Cita con una Escort?

Las Expectativas Pueden Jugar en tu Contra

Resulta muy complicado consensuar las sensaciones de todos quienes han experimentado una relación sexual con una escort o con una prostituta; la realidad es que cada individuo es distinto, acumula experiencias variadas y además tenemos expectativas diferentes no solo al primero, sino a cada encuentro.

La primera cita es por encima de todo especial, porque hay más en juego de lo normal, porque no se dispone de experiencia sobre el terrno, y porque en última instancia será el primer referente sobre el que el cliente construirá sus vivencias en el lado “oscuro” del sexo.

¿Es en verdad tan complicado adivinar qué puede suceder? No, la verdad es que no. Pueden suceder 3 cosas muy evidentes, primero que la cita o el encuentro vayan bien o muy bien, segundo que el encuentro sea completamente intranscendente y en último lugar puede suceder que el encuentro vaya mal o muy mal y hayamos sufrido una experiencia negativa.

Leyendo esto, el cliente de sexo de pago que haya acumulado bastante experiencia se dará cuenta de que es exactamente lo mismo que le sucede en su caso; con la diferencia de que hay más probabilidades de vivir una experiencia negativa cuando eres un novato, que cuando ya eres un cliente con cierto bagaje, que sabe lo que le gusta y que se desenvuelve con más naturalidad sobre el terreno.

Si la cita sale mal.

Lo primero que uno debe preguntarse es exactamente qué salió mal. No es lo mismo encontrarse con una chica que se anuncia con fotos falsas, que por ejemplo, no se cumplan las expectativas de disfrute sexual. Esta una lista de posibles causas que los usuarios noveles pueden considerar negativa.

  • Poca implicación por parte de la chica, actitud distante etc
  • Lugar especialmente cutre o desangelado que no ayuda a la excitación
  • Físico de la chica distinto a las fotografías
  • Problemas sexuales propios de la inexperiencia, eyaculación precoz o al contrario, incapacidad de terminar.
  • Estrés causado por el límite de tiempo, por la incapacidad de excitarse etc.

Lo importante sería identificar cuál ha sido la principal causa de ese malestar para poder superarlo si fuera el caso en una segunda cita con otra escort. Por ejemplo, si hemos tenido mucho estrés por culpa del límite de tiempo, para la próxima vez sería mejor contratar media hora adicional.

Si el problema ha sido la frialdad en el trato para la próxima vez el cliente podría llamar por teléfono y hablar 2 o 3 minutos con la profesional para tener una mejor idea del tono y de la actitud y anticiparse. Aunque en este punto, los “noveles” suelen llevarse a engaños, bien porque acaban hablando con una encargada en vez de la profesional, o porque la actitud se enfríe al estar cara a cara.

También es importante no dramatizar ni exagerar la situación. Tengamos presente que el sexo es algo muy personal y que los encuentros sexuales con mujeres que no sean prostitutas también pueden generar sensaciones negativas. La diferencia no es tanta, en una caso puede que se haya perdido tiempo intentando “llevarse” a la señorita a la cama, y en el otro caso se ha desperdiciado un dinero.

Ahora bien, si llegado el caso el cliente admite que la experiencia ha sido tan nefasta que no ve cómo superarla, está en su derecho de aceptar que el sexo de pago no es para él. No hay que buscar culpables o excusas, ni lamentarse de la experiencia vivida. Cada persona experimenta la sexualidad de forma distinta y muchas veces también funciona por etapas; hay épocas donde tenemos más ansia sexual y épocas en que menos. Ser honestos con uno mismo, teniendo en cuenta lo caro que puede ser el sexo de pago, es muy importante para no derrochar el dinero alegremente.

Si el encuentro es intrascendente.

Podemos aplicar exactamente el mismo criterio que cuando la cita sale mal. Resulta muy importante identificar los factores que hayan causado ese nivel de indiferencia para poder superarlos en una futura cita. El punto de partida es el mismo que cuando se vive una experiencia negativa, ya que el objetivo del sexo de pago, a mi entender, es pasárselo bien sin complicaciones, sin sensación de culpa y con una actitud positiva.

Convendría aplicar un pequeño matiz. Es mucho más habitual que haya encuentros intrascendentes con usuarios de sexo de pago habituales o expertos que con usuarios noveles. Esto se debe sobre todo a la incapacidad para comparar profesionales y preferencias.

En el caso de situaciones intrascendentes la principal recomendación es reflexionar sobre si la causa de ese “anodino” encuentro debe buscarse en el físico o en la parte más psicológica del encuentro. Hay hombres que físicamente no tienen problemas para mantener una erección pero pueden preferir una actitud distinta o un físico que les excite más de lo habitual, un físico que les haga salir de su zona de confort. O al revés, el físico no es importante pero necesitan entablar cierto apego emocional con la chica.

Es poco habitual que tras un primer encuentro intrascendente el cliente decida que el sexo de pago ha sido una mala idea y lo abandone, pero podría darse algún caso, evidentemente. Aún así lo mismo que hemos señalado en el caso de vivir una experiencia negativa pude aplicarse en las experiencias intrascendentes, todos vivimos la sexualidad de forma diferente y debemos adaptarnos a nuestras necesidades si queremos superar las limitaciones del encuentro.

Si la Experiencia sale bien o muy bien

Cuando la primera experiencia sexual funciona bien, se suele caer en dos tipos de errores bastante comunes y se deben intentar evitar.

Antes que nada debemos disfrutar el momento y saborear la victoria, pero tampoco debemos extrapolar. Es decir, incluso en el caso de que volviéramos a repetir con la misma chica, nada nos garantiza que la experiencia fuera positiva. Es decir, vive el momento y disfruta de ello no como una anomalía, sino como un logro o como el que realiza una buena compra y adquiere un producto que satisface sus necesidades.

En segundo lugar también es muy importante no idealizar la situación. Seamos conscientes de que ha sido solamente sexo con una mujer a la que hemos pagado, que seguramente nos ha ofrecido su cara más amable de escort y que se ha preocupado por nuestro bienestar como buena profesional. Nada más, ni nada menos. Pensemos que a menudo tras una primera experiencia sexual satisfactoria las personas suelen pasar por una etapa de euforia y en el caso del sexo de pago, esta euforia se debe contextualizar como lo que es. Ni antes de la primera experiencia sexual de pago ese cliente era un amargado sexual, ni después de la primera experiencia es un adonis.

Al igual que hemos sugerido en los caso anteriores sobre la insatisfacción y la intrascendencia, no viene mal que, tras una primera experiencia satisfactoria, reflexionemos sobre los elementos que la han hecho posible: lugar, implicación, físico de la chica etc.

Sobre el Autor: " Sr Voom "

Fundador de Guía Adulta Barcelona, antiguamente conocida como Comunidad Escort.
Cliente de Sexo de Pago desde 2014. Odiado y ninguneado por igual.
La disfunción eréctil me preocupa tanto como los impuestos y la muerte.

Un Comentario

Añade un comentario
  1. Por experiencia sé que muchas cosas pueden salir mal en una cita, no importa si eres veterano o novel en estas cosas.
    La expeirencia es un grado y siempre ayuda a encarrilar las cosas. Estoy de acuerdo que suelen haber muchísimos más encuentros intrascendentes. Vamos a lo que vamos y cuando han pasado un par de horas dese que me largué, la mayoría de veces ya me he olvidado de la chica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué Frena la Legalización la Prostitución? ¿Cómo Igualar el Debate?

Legalizar la Prostitución I