in ,

Me PartoMe Parto

Las Putas Somos Nosotros

Una reflexión sobre las distintas aplicaciones para ligar

Desde hace ya varios años escucho la misma canción repetidamente. “No es necesario que los hombres paguéis por sexo, tenéis Badoo, Tinder, Meetic y muchas otras aplicaciones más”. “Si pagáis por sexo es porque queréis, porque sois egoístas, unos pervertidos y vuestro objetivo es abusar de las mujeres.”

Antes de entrar en el barro y mojarme en el lodazal de las relaciones humanas, me gustaría felicitar a todos aquellos hombres y mujeres que han encontrado el amor utilizando esos recursos. Uno de mis amigos lleva felizmente casado más de 10 años y encontró a su media naranja al principio de todo en Badoo. Sospecho que el caso de mi amigo no puede ser el único, pero es muy distinto de como son estas aplicaciones hoy en día.

Las aplicaciones de citas se han convertido en una especie de museo de los horrores cuya única finalidad consiste en proveer a las mujeres de sexo barato y hombres dispuestos. Son lugares donde los “machos” se anuncian buscando una mujer a la que impresionar y que esta les invite a compartir su alcoba porque en no nos engañemos, nadie va a ligar, casi nadie busca el amor. En esas aplicaciones de citas, tanto los hombres como las mujeres buscan sexo y es como la tormenta perfecta, si se dan las circunstancias adecuadas.

A diferencia de las webs de anuncios de relax, en estas aplicaciones los tíos hacemos el papel de prostituta con un anuncio o una foto para impresionar a las féminas. Los hombres se exhiben buscando sobresalir y destacar, buscando damas que les acepten una “amistad” con derecho a roce, cuanto más roce mejor. Y son ellas, solo ellas, las que eligen. Las puedes imaginar deslizando el dedo sobre su móvil diciendo “Este es guapo, este es feo, este no me desagrada, este está gordo, este parece un pijo etc. etc.”

No es una crítica, no soy nadie para juzgar como enfocan el sexo las mujeres, ni los hombres siempre que no hagan daño a nadie. Son tan libres como los hombres de hacer lo que quieran, de buscar su felicidad sexual donde crean más pertinente, porque es cierto que hay gustos y mercado para todos nosotros.

Muchos hombres solo pueden conseguir sexo pagando y recurrir a las prostitutas resulta tan humillante como satisfactorio. Y mientras eso sucede, cientos de mujeres usan el Tinder como si fuera su propio puticlub privado con el beneplácito de una sociedad indiferente a la realidad sexual que se genera en esos lugares. Esta situación no deja de ser el reflejo de una sociedad hipócrita, anclada en el pasado, que decide lo que está bien o mal por tradición o costumbre, pero sin llegar al fondo de ningún tema, temerosa de abrir la mente a otras posibilidades.

La próxima vez que un hombre o una mujer sugiera que la prostitución es denigrante y que existen aplicaciones online para relacionarse sin pagar por sexo, puedes contestarle, “Ya, pero es que en Tinder y en Badoo, las putas somos nosotros.”

Sobre el Autor: " First9 "

Putero  Cliente de sexo de pago, con más de 20 años de experiencia en Barcelona. He vivido mucho la vida y ahora, con la experiencia de la edad, me dedico a saborear el sexo y experimentarlo como no pude hacerlo en mi juventud.

3 Comentarios

Añade un comentario
  1. Todo el mundo, hombres y mujeres, tienen derecho a buscar sexo donde más les interese, como bien dices, siempre que no hagan daño a nadie.
    Tampoco me parece cierto del todo decir que son ellas las que eligen, porque son los tíos los que están siempre lanzando la caña para pillar en esas webs, aunque como bien dices son ellas las que tienen la úlitma palabra.

  2. Creo que el uso de estas aplicaciones puede ser muy distinto dependiendo de la edad.
    Admito que si pudiera follar utilizando esas aplicaciones, no pagaría por sexo o, muy proablemente, pagaría mucho mucho menos 🙂
    Para gente como yo, hombres que no dan el perfil, este tipo de aplicaciones son una pérdida de tiempo y es precisamente lo que quieren ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Legalización De La Prostitución II

El Timo del Dandy Misterioso