7 Consejos Útiles para Hombres Casados que Quieran Pagar a una Escort por Sexo

Sé Infiel, pero Mira con Quién

Hombres infieles que contratan servicios de escorts

Este artículo no pretende juzgar ningún tipo de comportamiento dentro del matrimonio. Aunque no debemos olvidar que resulta importante reflexionar sobre los motivos que conducen a alguien, ya sea hombre o mujer, a buscar sexo más allá de una relación estable. Y aunque esta reflexión sobre la fidelidad no sea el objeto de este artículo tampoco podemos o queremos frivolizar al respecto.

Así que estos consejos van destinados a aquellos hombres o mujeres que han dado el paso consciente de llevar una doble vida engañando a sus parejas para satisfacer su deseo sexual. No recomendamos hacerlo, pero si alguien cree que ha llegado el momento, mejor que lo haga con seguridad. Este artículo intentará aconsejar a esas personas que desean contratar el servicio de una escort y hacerlo con un mínimo de seguridad para que no le pillen.

Saber Mentir

El primer consejo puede parecer algo tonto, pero parece el más indicado, obvio e importante. Si te cuesta mentir a tu mujer, si no sabes mentir ni te ves capacitado para llevar una doble vida, por favor no juegues con tu matrimonio. No merece la pena. Valora el coste económico de un divorcio contra las ventajas del sexo de pago. Solo tú puedes decidir si el riesgo merece la pena.

Cuánto más consumas este tipo de servicios, más probabilidades hay de que te pillen en una mentira o en alguna irregularidad o exactitud.

Una Doble Vida

Utilizar servicios de sexo de pago supone llevar una doble vida y si se quiere hacer de manera completamente transparente y muy segura también requiere de gastos añadidos. Nada garantiza estar a salvo, pero parece evidente que cuanto más inviertas en coartadas y en discreción, menos probabilidades de ser descubierto.

El hombre casado infiel debe estar dispuesto a integrar una vida sexual oculta a su vida diaria y que se mezcle o disimule bien con su estilo de vida.

El Valor del Teléfono Móvil

Compra un teléfono móvil distinto al habitual, a poder ser con conexión a internet que te permita disponer de una agenda y páginas de contactos para poder relacionarte con las señoritas en cuestión. Mejor uno de prepago. Además, el teléfono deberías de guardarlo en un sitio seguro, lejos de miradas indiscretas de la familia. Nadie debería enterarse. No visites ninguna página de contactos con los ordenadores de casa o teléfono personal. El móvil puedes guardarlo en un cajón del trabajo o en una taquilla de un gimnasio. Añade siempre bloqueo con pin para acceder al teléfono.

Algunos hombres casados opinan que la mejor forma de pasar inadvertido es, precisamente, no comprar un segundo móvil. El descubrimiento o la pista de un segundo terminal en la pareja levantará todo tipo de sospechas y recelos,  y ante el riesgo lo más expertos creen que es mucho mejor usar el teléfono habitual; no arriesgarse.

No olvides que si usas el teléfono habitual para llamar a un escort, éste deberá ser visible ya que la gran mayoría no aceptan llamadas con número oculto. Por ello, deben sopesarse todas las opciones. Si un segundo teléfono es casi imposible de ocultar, mejor utilizar el habitual, pero si tu pareja repasa los números de la factura o eres realmente celoso de tu intimidad, no hay más opción que usar uno distinto.

La Rutina como Aliada

Hay ciertas rutinas o constantes que puedes añadir a tu vida diaria para hacer las coartadas más creíbles y verosímiles o puedes aprovechar las que ya tienes y alterarlas para tu propio beneficio. No olvides que debes integrarlas a tu vida diaria y ser consecuente y constante. Estos son algunos ejemplos:

  • Invéntate una reunión rutinaria un día a la semana. Por ejemplo, jueves a última hora.
  • Apúntate a un gimnasio y ves un par de veces por semana. Usa uno de esos días para tus escapadas. Los gimnasios van bien para ocultar olores y permiten llevar ropa de recambio.
  • Busca la manera de quedar rutinariamente con algún amigo para que cuando desees hacer una escapada no solo parezca creíble sino también normal.

A menudo no se trata de crear un nuevo patrón, sino de aprovechar los que ya hay. Si por ejemplo, vas a comer solo al mediodía en la oficina, se puede utilizar ese tiempo de vez en cuando para no alterar comportamientos.

El Peligro de los Olores

Vigila con los olores. Opta por ducharte con un jabón o un gel de olor neutro después del encuentro sexual. Un olor extraño puede levantar tantas sospechas como el carmín en el cuello de una camisa. Si es necesario, cómprate tú mismo el jabón y te lo llevas en una botella pequeña que puedas guardar en la oficina o en el coche.

Dúchate al acabar el encuentro sexual, pero no te mojes la cabeza. El pelo puede tardar en secarse y llegar con el pelo mojado es sospechoso (a no ser que vengas del gimnasio).

Los olores sospechosos o distintos a lo habitual pueden avivar las sospechas en la pareja. Es algo de lo que la propia persona no suele ser consciente, ya que no se suele oler a sí misma.

Discreción, Siempre

Controla siempre la zona donde atiende la profesional. Es preferible que no esté cerca de tu casa, ni de casa de un familiar cercano como una cuñada o los suegros, ni en tu misma ciudad si fuera posible. Es muy fácil que te vean pasear o entrar en un edificio y que esto resulte sospechoso. En cualquier caso, antes de visitar a una profesional piensa en una excusa plausible que haga que visites esa zona. Imagina que has ido a ver a un cliente, a ver precios de electrodomésticos de una tienda, que hay un centro comercial cerca. Esto hará que si saliera la pregunta, por ejemplo una semana más tarde, no te quedes con cara de imbécil antes de contestar y la reacción sea más natural.

Imagina esta situación: – “Cariño, mi amiga Rafi me ha dicho que te vio hace dos semanas por la calle X! – Respuesta: “Por la calle x? Debió ser el martes de hace dos semanas que fui a mirar el precio del teléfono que le queremos comprar a la niña. Mi compañero Pepe me indicó una tienda de esa calle que se llama Móviles Baratos, pero se les había agotado. Una pérdida de tiempo y no me acordé de decirte nada.”

Evita pasear por la calle antes de entrar a ver a la profesional ya que te expone a más miradas. Métete en un bar, quédate en el coche, aparca si es posible en un párquing cubierto fuera de la vista de los transeúntes o en una calle más pequeña y de menos tránsito. Memoriza las rutas y evita guardar las direcciones en el GPS ( a no ser que lleves un móvil seguro ).

El período de tiempo de acceso al lugar del encuentro debe ser lo más corto posible para evitar la exposición a ojos que puedan reconocerte. Aún así, actúa siempre con naturalidad.

El Talón de Aquiles, el Dinero

El dinero es uno de los temas más complicados de gestionar. Lo preferible es pagar los servicios con dinero que escape al control o supervisión de la pareja o que no pertenezca al matrimonio de forma directa. Como por ejemplo dinero B o primas que se cobran a parte en el trabajo. También existen fórmulas como ahorrar poco a poco. Por ejemplo, cada vez que saques 20 euros del cajero gasta 10 en cafés y otros 10€ los separas. Si has de pagar al mecánico 180€, saca 220€ y separa la diferencia.

Resulta muy complicado dar consejos en estos casos porque cada economía familiar es diferente y puede tener características propias. Crear una cuenta corriente separada es una mala idea y sacar dinero de forma regular no disfraza nada porque termina al final por levantar sospechas; hoy en día todos los servicios están domiciliados y la gente suele pagar poco en efectivo. Arañar euros es siempre la mejor opción.

Estos 7 puntos deben comprenderse, entenderse y adaptarse para cada escenario posible. Creo que son un compendio inteligente y estudiado de los principales escollos que un hombre ( o una mujer ) debe solventar para disfrutar de algún encuentro placentero con sexo.

¿Y la conciencia? Que cada uno lidie y se preocupe de la suya.

Sobre el Autor: " Blackjack "

Admito que me gusta follar, pero si hay algo que me guste más que follar; eso es follar sin tener que dar explicaciones.
Huyo de las relaciones y de las complicaciones. Antes de morir me gustaría conocer, como dice la canción de Sabina, a la más señora de todas las putas, pero también a la más puta de todas las señoras.
Sigo buscando y cuando la encuentre, ya os contaré

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 Cosas que Deberías Saber si Quieres Contratar a una Escort por Primera Vez

¿Qué Frena la Legalización la Prostitución? ¿Cómo Igualar el Debate?